Cuando amaneces radiante, porque al fin obtuviste una noche sin desvelos y un sueño reparador, sientes que tu belleza es invencible; sin embargo, si te miras al espejo al final de la tarde, descubres que la luz de tu rostro ha desaparecido por completo y el cansancio se ha apoderado nuevamente tu piel; y te preguntas: ¿Es posible lucir perfecta durante todo el día? pues aunque te suene a reto, claro que Sí es posible. Para que esto sea una realidad, después de tu rutina matutina durante el día, debes realizar, sin falta, pequeños ajustes, que te garantizarán una belleza ilimitada; ¿Cuáles son? ¡sigue estos pasos!

 

1.  7:30 a.m. Limpia, tonifica, trata, hidrata y protege:

 

INICIA un nuevo día y debes evitar a toda costa que el estrés de alistarte y llegar a tiempo a la oficina impida preparar tu cutis para los desafíos que te esperan. Empieza por limpiar tu piel con un producto suave, como puede ser un agua micelar, que deje atrás las impurezas producidas durante la noche y sigue con el agua termal para tonificar y calmar la piel; luego aplica un producto tratante, como un suero preferiblemente rico en antioxidantes, que te permita fortalecer el cutis para enfrentar las agresiones externas: –sol, viento y polución.- Sigue con un contorno de ojos con cafeína, ideal para descongestionar la zona, alisar y atenuar ojeras y bolsas; continúa con tu producto hidratante habitual y finaliza con un fotoprotector; si lo prefieres puedes optar por aquellos con color para que no te cueste renovarlo y además te permita gozar de un tono más uniforme y natural durante todo el día.

 

2.  10:30. Revitaliza y renueva tu protección:

 

¡Probablemente a esta hora empiezas a sentir leves síntomas de CANSANCIO, por lo que es hora de ACTUAR! Si lo puedes hacer, tómate una pequeña pausa, aprovecha para hidrátate con agua o alguna infusión natural y comer algo ligero; asimismo, revitaliza tu piel, en este caso puedes aplicar una pulverización de agua termal y enseguida renovar tu protección solar; recuerda que así trabajes en interiores y frente a un computador, debes proteger tu piel de la LUZ AZUL.  ¡Después de esta recarga, seguramente te sentirás como nueva y con ganas de continuar!

 

 

3.  1:30 a.m. ¡A recargar baterías en el almuerzo!



Llegó el momento de recargar energías durante la hora del almuerzo. Puedes usar nuevamente tu agua termal y renovar tu protector solar. En este caso, como vas a comer, no olvides al terminar hidratar tus labios con un bálsamo protector, para que estos recobren vida. 

 

4.  5:30 a.m. ¡Lista para lo que sigue!

Si eres de las que busca plan después del trabajo, seguramente necesitarás revivir tu cutis, pues seguramente lo notarás opaco. Primero usa un papel absorbente de arroz para retirar la grasa, haciendo una ligera presión sobre el cutis; enseguida rósea una fina bruma de tu facial mist favorito para activar y refrescar la piel y luego acude a tu corrector, para aplícarlo sólo en las zonas que requieras; continúa con tus polvos, usando una ligera cantidad. Para el resto de tu rostro puedes hidratar tus labios con un bálsamo labial y renovar las sombras que tengas, si notas aquí que solo quedó color en los pliegues, trata de retíralo suavemente y aplicar un poco más. En cuanto a la máscara, recuerda que no siempre es necesaria retocarla, pero si lo deseas, con el solo hecho de pasar una capa, tu mirada se verá más fresca. 

Comentarios (0)

Producto agregado a tus favoritos
Producto agregado al comparador de productos

Utilizamos cookies. Si continuas navegando

consideramos que aceptas su uso