Probablemente esta sea una de tus temporadas favoritas por el descanso que se avecina, sin embargo, suponemos que también es uno de esos momentos en que quieres lucir despampanante donde quieras que estés. ¿Vas a viajar y recibir un baño de sol en la playa, estarás en la ciudad, irás al campo o eres más bien de las que aman los ambientes fríos y frescos?  Sin importar cual sea tu destino, recuerda que debes tener ciertos cuidados básicos de belleza, los cuales ayudarán a  mantener la lozanía y belleza de tu piel. ¡Échales un vistazo!

 

Para las fanáticas de la playa: Si amas el sol y eres de las que corre a la playa cada vez que puedes ¡OJO! Porque aunque el sol broncee tu piel y la arena acaricie tu belleza, si no estas preparada, el daño acumulativo año tras año definitivamente puede arruinar tu piel y a la tierna edad de 40 años o antes, vas a evidenciar el fotodaño: arrugas, cambios pigmentarios, flacidez, entre otros; así que en este caso, no escatimes tu protección solar, y es que hablamos ¡en serio! No solo debes proteger tu rostro y cuerpo, sino además esas pequeñas áreas de tu piel, que sabemos no sueles prestar mucha atención; orejas, labios, nuca, cuello, pies, cuero cabelludo y párpados. Recuerda que si vas a estar expuesta por un tiempo largo, debes reaplicar tu protector cada 2 horas o antes en caso de bañarte o sudar intensamente. Puedes usar protectores en formato spray para grandes extensiones de piel, un bálsamo labial con protección solar y acción hidratante, un gel refrescante que ayudará a calmar tu piel mientras la restaura tras la exposición solar, además de  tus básicos como gafas de sol, sombrero, sombrilla y en lo posible evitar el sol en las horas más intensas que son entre las 10: 00 am y las 4:00 pm.

 

Para las más citadinas: Cuidar tu piel en la ciudad no es más fácil que hacerlo en la playa, pues aunque no estés expuesta a un clima intenso, factores como la contaminación, el viento, el sol y las pantallas de dispositivos electrónicos también pueden afectar seriamente tu piel. ¿Qué hacer? Prioriza productos que tengan agentes antioxidantes como vitaminas C,E, Resveratrol o retinol para contrarrestar el daño de los radicales producto de la polución ambiental, el tabaco, la radiación, aditivos químicos en alimentos procesados, pesticidas, estrés y emociones negativas, que silenciosamente arruinan la piel, usa un protector solar que debes renovar cada 2 horas y  no olvides un cuidado hidratante que se ajuste a las características de tu piel. Seca, grasa, mixta, sensible, normal.

 

Para las amantes del campo: Un ambiente campestre es la oportunidad perfecta para gestionar mejor nuestras emociones y brindarle a nuestra piel la oxigenación suficiente que trae consigo calma y relajación a nuestra piel; sin embargo, al igual que en la playa, el campo nos invita a estar constantemente en exteriores, disfrutando de los paisajes y el aire puro, por lo que nuestro protector solar nuevamente debe ser nuestro mejor aliado, en este caso puedes optar por antisolares con color para minimizar pasos, puede ser en formato de polvos compactos o fluidos que además de proteger nos ayudan a tener un aspecto más uniforme y luminoso. Asimismo, una bruma facial o un mist sería de mucha ayuda en caso de hacer caminatas, ya que tendrías al alcance de tus manos un producto que refresque, hidrate y proteja tu piel, y finalmente no olvides complementar estos cuidados con buenos hábitos de higiene, acompañados de tu serum diario, crema contorno de ojos e hidratante según tu tipo de piel.

 

Para las amantes del frío: El frío aunque suene un poco aburridor para las vacaciones posee un ambiente enigmático y encantador, que a muchos atrae; si este es tu caso no olvides que debes tomar medidas extras para el cuidado de tu piel, de lo contrario es posible que experimentes deshidratación en las zonas más vulnerables como mejillas, labios, cuello, escote y manos. En este caso tu hidratación es clave, hazlo diariamente y presta atención a las zonas más delicadas, evita ducharte con agua muy caliente, incorpora productos para tu higiene corporal como aceites de ducha y aguas micelares para tu rostro, que ejerzan una acción hidratante y recuerda no descuidar tus labios, acuérdate de tener siempre en el bolsillo un bálsamo labial con protector solar, y usar siempre guantes, gorro y prendas que conserven el calor. Asimismo, si tu piel no es sensible puedes optar por cuidados extras como productos con fórmulas ricas en vitamina C, ácido retinoico,ácido glicólico e hidroxiácidos. Para los cutis más sensibles puedes usar productos con propiedades calmantes como el agua termal, dexpantenol, alfabisobolol, además de evitar productos que contengan alcohol, conservantes o perfumes.

Comentarios (0)

Producto agregado a tus favoritos
Producto agregado al comparador de productos

Utilizamos cookies. Si continuas navegando

consideramos que aceptas su uso