Vivimos en un mundo cambiante, que hoy atraviesa por una gran emergencia sanitaria y que pone a prueba nuestra capacidad de convivencia y resolución de problemas; aunque muchos ven la situación actual como una gran crisis, también es el la oportunidad perfecta para unirnos como familia y recuperar el tiempo perdido.

Si queremos hacer más llevaderos los días y evitar los bajones emocionales, especialmente para aquellos que siguen trabajando desde casa, en donde se suman las labores domésticas y en muchos casos la presencia de niños, es necesario que sigamos algunos hábitos de autocuidado en donde prioricemos los pensamientos positivos y actividades programadas en familia, sin descuidar la actividad física. Aquí te contamos esos cuatro rituales imprescindibles para mantener tu salud física y mental INTACTA.

1. Chao pereza:  Lucha por mantener, en lo posible, tu rutina antigua.

Sigue levantándote temprano y alístate como si fueras a salir, pero por supuesto prioriza la ropa más cómoda. Asimismo, respeta tus horarios de trabajo, tratando de adecuar un espacio en la casa, que te permita mantener tu concentración al máximo, lejos de las distracciones del hogar.

2. ¡Tu eres muy IMPORTANTE! dedícate a cuidar de ti.

Nutre tu cuerpo con alimentos sanos y si es posible frescos, evitando al máximo la comida procesada; además, no descuides tu rutina de belleza diaria, síguela como siempre, mañana y noche, y si lo deseas incorpora nuevos cuidados; puedes optar por aplicarte una mascarilla regenerante e hidratante para la noche y otra  calmante para algún día de la semana en que planees relajarte. Asimismo, consiente esas partes que siempre solemos descuidar por la falta de tiempo, como es la piel del cuerpo; en este caso, puedes hacerte un baño desestresante y nutritivo con un aceite de ducha acompañado de  una especie de spa para tus pies; puedes sumergirlos en agua caliente, aceites naturales y las hierbas que tengas disponibles y posteriormente hidratarlos con un producto específico de acción emoliente que trabaje las asperezas y grietas de esta zona.

3. Muévete MÁS. Prográmate para el ejercicio diario.

Busca un programa de ejercicios que se adecue a tus necesidades; si tienes niños en casa, puedes buscar algunos ejercicios de yoga o estiramiento, e incluso ejercicios de zumba, coreografías infantiles y si eres fan de los videojuegos, opta por aquellos de movimiento, enfocados en deportes o bailes.

4. Aquieta tu mente: practica ejercicios de respiración consciente:

Si eres nuevo en este tipo de ejercicios, seguramente te ayudarán mucho, especialmente en momentos de ansiedad, ya que la respiración es una excelente forma de equilibrar el cuerpo y la mente, al igual resulta una alternativa eficaz a la hora de gestionar el estrés. En este caso, busca en internet algunas de las técnicas de respiración consciente, que puedes acompañar también de una meditación guiada. 

Otra manera de aquietar la mente es por medio de los sonidos de la naturaleza; puedes buscar sonidos de pájaros, el mar, arroyos o lo que desees para que acompañes una sustanciosa lectura, una actividad de pintura o cualquier cosa que te reporte felicidad.

Comentarios (0)

Producto agregado a tus favoritos
Producto agregado al comparador de productos

Utilizamos cookies. Si continuas navegando

consideramos que aceptas su uso