Durante la menopausia el cuerpo femenino experimenta cambios hormonales que marcan el fin de su vida fértil y por supuesto afectan su bienestar físico, especialmente en lo relacionado con su salud ósea y cardiovascular y en mayor medida la juventud de la piel. Uno de los factores que inciden en estos cambios tienen que ver con la caída de estrógenos, ya que impacta la producción de colágeno, una importante proteína que en resumidas cuentas es la encargada de proveer el sostén, la elasticidad y la estructura de la piel. Pero, ¿Cómo puedes cuidar tu piel en esta etapa tan crucial de tu vida? ¡Apunta estos tips!

Protege tu piel: La radiación solar puede debilitar de forma más contundente tu piel debido a la disminución de espesor que se empieza a gestar en esta etapa, de manera que es necesario que tus productos de cuidado diario integren un alto factor de protección solar; asimismo, no olvides exponerte al sol de forma saludable, al menos 10 minutos para fomentar la síntesis de vitamina D, lo cual permite una buena absorción cálcica.

 

Hidrata más: Compensa la hidratación que tu piel requiere para evitar el envejecimiento acelerado y prioriza productos cosméticos que contengan ácido hialurónico o glicerina para prevenir la sequedad; asimismo, hidrata por dentro, tomando suficiente agua y no olvides limitar al máximo el consumo de alcohol y cafeína, ya estas bebidas son diuréticas, lo que significa que impulsan al cuerpo a eliminar los fluidos de la sangre, favoreciendo la deshidratación y la inflamación.

 

Revisa tu dieta: En esta etapa de tu vida tu dieta es una ficha clave, ya que si tienes hábitos saludables, estos te ayudarán a mitigar los efectos hormonales que experimenta el cuerpo; en este caso asegúrate de incluir frutas, verduras y proteínas de muy buena calidad como pescados y carne blanca, limitando el consumo de carne roja y abundante agua durante el día. Asimismo, para evitar la descalsificación incluye alimentos ricos en calcio como almendras, semillas de sésamo, pistachos, semillas de chía, algas, berros, brócoli, espinacas, acelgas, judías, entre otros.

 

 

Exfolia regularmente: Uno de los consejos que regularmente escuchamos por parte de dermatólogos y cosmetólogos es tener en nuestra lista de cuidados el gran hábito de la exfoliación. Este gesto permite liberar a la piel de células muertas e impurezas innecesarias que lo único que logran es opacar y envejecer la piel. Por esta razón, todas las pieles, incluyendo las que atraviesan por el periodo de la menopausia necesitan ser exfoliadas de forma regular. En este caso usa un exfoliante adecuado para tu tipo de piel, que tenga ácido salicílico (BHA) o ácido glicólico (AHA). Estos dos ingredientes son perfectos para restaurar la luminosidad en una piel con signos de la edad. 

 

Hábitos saludables: Practicar hábitos que mantengan tus niveles óptimos de optimismo y tranquilidad ayudarán a atenuar los síntomas asociados a esta etapa y a su vez te ayudarán a desacelerar el proceso de envejecimiento; por ejemplo, mantén una actitud positiva y participa activamente en la sociedad, manteniendo una red de contactos que impulsen actividades de ocio. Asimismo, trabaja en tu rutina diaria de manera que minimices tus niveles de estrés.

 

Ejercítate: El ejercicio regular puede ayudar a reducir los síntomas que acompaña este periodo de vida, asimismo, la actividad física resulta muy útil a la hora de evitar la acumulación de depósitos de grasa especialmente en la zona del abdomen, además de permitir la segregación de endorfinas, las conocidas hormonas de la felicidad, que harán que los cambios de humor, los sofocos y las alteraciones típicas de esta fase de la vida impacten menos el cuerpo. Otros importantes beneficios de la actividad física en esta edad tiene que ver con la activación de la producción del colágeno, lo que beneficia positivamente la piel y la prevención de la osteoporosis. Lo ideal es combinar ejercicios de alta intensidad con periodos cortos de recuperación.

 

Refuerza tu rutina de cuidados:  Tus cuidados diarios deben estar más reforzados que nunca, en este etapa no te puedes  permitir bajar la guardia por lo que no olvides incluir productos que combinen alfa hidroxiácidos, con propiedades hidratantes, exfoliantes, despigmentantes y antiarrugas, los retinoides con  propiedades renovadoras, que mejoran la pigmentación de la piel y antioxidantes como la vitamina C que permitan acelerar la renovación celular y restaurar a su vez la jugosidad y luminosidad de la piel. Asimismo, otro componente importante que no debes dejar olvidar es integrar en tu rutina productos con Ácido Hialurónio para ayudar a la piel a retener su humedad, la cual tiende a esfumarse con mayor rapidez.

Comentarios (0)

Producto agregado a tus favoritos
Producto agregado al comparador de productos

Utilizamos cookies. Si continuas navegando

consideramos que aceptas su uso